Izmir y el Mercado de Kemeralti

Kemeralti

El Mercado histórico de Kemeralti es uno de los lugares con más historia del distrito de la ciudad de Esmirna. Sus orígenes se remontan al siglo XVII, y ocupa una calle curva que rodeaba el antiguo lago interior de la ciudad, y que hoy en día es conocida como la calle Anafartalar, aunque popularmente se la conoce como la calle de los Mevlevis. Abarca desde el Ágora de Esmirna hasta la misma orilla del mar, cruzando la Plaza Konak, y constituye una de las zonas con mayor actividad de la ciudad.

El mercado comenzó con la construcción de la mezquita de Hisar en el año 1592, uno de los mejores ejemplos de la arquitectura otomana en Esmirna, y que fue erigida por orden de Aydınoğlu Yakup Bey, antiguo gobernante otomano de la ciudad. Hisar significa «fortaleza», y su nombre proviene de que en el mismo lugar hubo anteriormente un castillo de origen genovés llamado San Pietro, que con el tiempo fue desmantelado y sustituido poco a poco por otras construcciones.

Una vez establecida la mezquita, el mercado comenzó a gestarse entre los años 1650 y 1670 en algunos lugares de la bahía, aunque su auge llegó en el siglo XVIII, cuando éste comenzó a ser ampliamente usado por los otomanos como centro para la exportación y el comercio. Un edificio que está considerado como el mismo corazón del Mercado de Kemeralti es la posada de Kızlarağası Hanı, uno de los muchos lugares para alojarse que se encontraban repartidos por los caminos de la Ruta de la Seda, y que conserva buena parte de su antiguo y tradicional aspecto.

Por supuesto, en el mercado de Kemeralti es posible encontrar casi de todo, desde perfumes, ropa, bisutería y artesanía hasta algunos productos muy típicos de la ciudad, como son el pescado fresco y los higos secos de Esmirna, muy famosos por su delicioso sabor. Y si no tenéis intención de comprar nada, no es problema, el simple hecho de pasear por estas calles también resulta un placer, tan exótico como apasionante.

Foto vía: izmirkulturturizm

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Esmirna



Deja tu comentario