Palacios, arcas y meteoritos en Agri

Monte Agri

Situado en Anatolia encontramos la puerta de entrada en el este a Turquía. Se trata de Agri, una de las regiones más altas en todo el país, a unos 1650 metros sobre el nivel del mar.

Este lugar llama la atención del turista por numerosas atracciones que van desde un antiguo palacio otomano hasta un agujero de meteorito. Para empezar, cabe destacar que cuenta con una historia antiquísima; y es que por el siglo XVIII a.C moraban aquí los míticos hurris, una de las civilizaciones más antiguas del mundo, algo que sin duda alguna otorga a la región una importancia especial sobre otras.

Gracias a su escarpada geografía, y como no podía ser de otra forma, el símbolo de la ciudad se alza con el Monte Agri. El pico más alto de toda Turquía (5165 m) que además está estrechamente vinculado con la biblia; y es que según se cree, este monte sería el lugar en el que el Arca de Noé descansó durante la inundación que asoló el planeta. Lugar por tanto en el que volvió la vida tras bajar las aguas.

En una aldea cercana se encontraría el hueco en el que supuestamente descansó el arca. Un lugar que a día de hoy recibe numerosas visitas de curiosos turistas, que además de observar el lugar en el que habría estado la mítica embarcación, disfrutan del paisaje más impresionante de la zona.

Cuenta la provincia de Agri con otro tipo de atractivos como las espectaculares ruinas del Palacio de Dogubayazit, palacio que responde al nombre de Ishak Pasha. Este palacio sería construido por un gobernador Otomano durante el siglo XVII , y a día de hoy es considerado como uno de los mejores ejemplos de la arquitectura otomana de ese periodo.

Además, la región de Agri cuenta con una visita obligada que nada tiene que ver con la historia de las civilizaciones del país. Se trata del hueco que dejó el gran meteorito que cayó en la década de los 80 entre Gurburlak y la aldea de Sancavus. La importancia de este lugar reside en que es, a día de hoy, el  segundo hoyo más grande dejado por un meteorito en el mundo, con una anchura de 35 metros y una profundidad de 60. En 1997 el ejército turco abrió la zona al turismo, pensando que esta sería un reclamo turístico para la zona. Lo cierto es que desde su apertura no ha dejado de llamar la atención de miles de turistas al año.

La región tiene muchos más atractivos dignos de mención como por ejemplos el tranquilo Lago Balik (famoso por sus truchas), el Jardín del Monje o el antiguo cementerio armenio entre otros. Además, hay que hacer mención a su deliciosa gastronomía. Imprescindible probar el postre local llamado “Asure” o “Pudín de Noé”.

– Información práctica para viajar a Turquía

Foto vía: Kusadasi.tv

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Anatolia



Deja tu comentario