- Sobre Turquia - https://sobreturquia.com -

Historia de la bandera de Turquía

Actualmente la bandera de Turquía se caracteriza por presentar una media luna y una estrella blanca sobre un fondo de color rojo. Esta bandera es conocida como Ay Yildiz (luna y estrella) o Alsancak (Bandera roja). A pesar de que este diseño fue aprobado en 1876, lo cierto es que su origen parece algo incierto, pues el diseño de la misma ha ido variando a lo largo de los siglos.

Pero hagamos un análisis de los elementos que conforman esta bandera. Comencemos por la luna y la estrella. Si bien es cierto que estos elementos están estrechamente relacionados con el Islam, lo cierto es que en Turquía se establece una república laica. Por tanto ¿a que se debería este uso? Bien, al parecer, estos elementos estarían más relacionados con la religión cristiana de lo que creemos. Y su uso podría haberse dado por toda Asia Menor mucho antes de la llegada del Islam.

Parece ser que el empleo tanto de la luna como de la estrella, aunque esta última se incorporó más tarde, podría venir de los tiempos del emperador romano Constantino. Un empleo que simbolizaba nada más y nada menos que a la Virgen María. Recordemos que el emperador Constantino I fue quien legalizó la religión cristiana (a través del Edicto de Milán).

En cuanto al color rojo, no siempre fue así. Y es que antes de 1793 una luna descansaban en un fondo verde. Fue con la llegada del Sultán Selim III cuando el fondo se cambió radicalmente al rojo. Posteriormente, 1844, se añadió la estrella y finalmente en 1876 tendríamos la configuración actual de la bandera turca.

A pesar de estos datos, en el pueblo turco se cuentan varias historias y leyendas que de alguna forma intentan explicar la llegada de este diseño. Leyendas que a pesar de no tener prueba alguna, se difunden entre las creencias populares.

Por ejemplo, hay quien sostiene que la bandera habría sido creada por el primer Sultán Otomano. Este habría tenido un sueño en el que los elementos surgían de su pecho ensangrentado, algo que sin duda alguna presagiaba la conquista sobre Constantinopla.

Otros creen y cuentan que fue la visión del Sultán Mehmed II durante la noche que cayó Constantinopla. El sultán habría divisado la luna y las estrellas en el cielo, tomando ambos elementos para la creación de la bandera.

Por otro lado encontraríamos otra leyenda que parece ser, a día de hoy, la más extendida. En ella se hablaría de la figura de Mustafa Kemal Atatürk, fundador de la República turca. Este hombre, tras un largo paseo por el campo de batalla en el que habría obtenido la victoria en la Guerra de la Independencia, observó una gran luna creciente con estrellas sobre el terreno ensangrentado de la batalla. Fue en ese momento en el que decidió tomar esta imagen como símbolo representativo del país.

Mientras unos prefieren buscar los orígenes en hechos demostrables, otros optan por quedarse con alguna de estas románticas leyendas, que intentarían otorgar un sentido diferenciador y personal a la creación de esta bandera turca.

Cabe destacar que la bandera presidencial cuenta con una particular diferencia. Y es que además de la luna y estrella encima del fondo rojo, cuenta con un sol amarillo rodeado de dieciséis estrellas en la esquina superior izquierda. Esta bandera es colocada en los lugares a los que el Jefe de Estado acude.

La bandera turca deberá estar presente en los edificios de la Administración Pública, pero además es obligatorio su uso en todos los eventos oficiales, añadiendo esta última en aquellos en los que el Jefe de Estado acuda.