El refrescante Ayran, tradicional bebida turca

A la hora de degustar nuevos sabores, Turquía ofrece lo exótico de sus condimentos y sus productos locales. Las bebidas no son un asunto menor y así es como hay algunos tragos típicos que habrá que degustar.

Entre ellos está el Ayran, una de las bebidas más consumidas de Turquía en el rubro de los refrescantes. Es muy común que esté presente en las comidas debido a que muchos la eligen para acompañar los alimentos en lugar de optar por el vino, la cerveza o las bebidas cola.

En un primer momento puede resultarnos extraño pensar en saborear un pollo o un plato a base de carne con Ayran teniendo en cuenta que esta bebida no es otra cosa que un yogur líquido que sufre un pequeño proceso.

El yogur es mezclado con agua y batido durante media hora aproximadamente en un «yayik«, un artefacto con un sostén que se cuelga del techo y se mece como una hamaca. Se coloca el yogur allí dentro, luego el agua y por último se tapa el agujero que se encuentra situado en el centro del artefacto. El movimiento logra que la grasa propia del yogur se acumule en la superficie. Cuando está visible, hay que quitarla con un cazo y el líquido que queda es el Ayran, que se toma como refresco.

El Ayran no contiene azúcar ni grasas por lo que es muy recomendable durante los calurosos días de verano. La sal que contiene ayuda a recuperar las sales que pierde el cuerpo. Es un producto dietético y en algunos pueblos del sur se lo toma con picantes.

El yogur para preparar el Ayran puede ser elaborado en forma artesanal. Para hacerlo, primero hay que hervir la leche y dejarla enfriar hasta una temperatura de 40 grados centígrados. Luego se agrega una cucharada de yogur natural y se bate con tres cucharadas de agua. Se tapa el recipiente y se envuelve con una manta. Luego se coloca en un lugar cálido, como puede ser al lado de una estufa. Se deja reposar durante 5 horas hasta que espese y se lleva a la nevera al menos 5 horas.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Gastronomía



Deja tu comentario