İnebolu, destino ecoturístico a orillas del Mar Negro

Inebolu

İnebolu es una localidad cerca de Kastamonu, que atrae a los visitantes con sus hermosas playas custodiadas por verdes colinas y en especial sus espacios para acampar, además de su fácil comunicación con las principales ciudades de la región como Kastamonu, Ankara y Estambul.

Ubicado al oeste del Mar Negro, este encantador destino turístico es surcado por el río Zorbana y cuenta además con un precioso patrimonio histórico y cultural.

Hay muchísimo para ver y hacer aquí en Inebolu. Para empezar, hay alrededor de 350 casas consideradas bajo protección patrimonial, ya que Inebolu es un raro ejemplo de la arquitectura en armonía con la naturaleza, pero su principal atractivo son las playas y bahías que se extienden a lo largo de la carretera que la conecta con Cide y Abana. De hecho, la mayoría de los visitantes llegan aquí atraídos por el mar.

Inebolu es una ciudad muy antigua, habitada desde tiempos remotos; se cree que fue una colonia de Mileto. En la zona costera se encuentran las ruinas de la fortaleza Tepe de Abas, en la que se encontraron piezas de mármol talladas. Formó parte de las doce ciudades jónicas, y también estaba en la ruta de las caravanas que iban a La Meca. Bajo el imperio bizantino se llamó İonopolis, y en 1923 se incorporó a Turquía.

Con su clima típico del Mar Negro, espera a sus visitantes con veranos cálidos e inviernos suaves y lluviosos, surcada por muchos ríos y sus afluentes, y custodiada por bellas colinas como Darıca, Abaş, Manastır o Alta Vozu, habitadas por insignes representantes del reino vegetal como los bosques de castaño y roble, bosques de haya en las montañas y alerces en las zonas más altas.  Otro de los atractivos de Inebolu es su puerto, abierto al tráfico de pasajeros y mercancías como madera, pirita de cobre o azúcar entre otros productos. Hay una zona para yates y barcos de excursión, un astillero y un refugio de pesca.

Es muy fácil llegar a İnebolu ya que se encuentra muy bien conectada por autobús con las principales ciudades de la región. Si llegan en su propio barco podrán utilizar el puerto local. Si están aquí un martes o un sábado, podrán visitar el Mercado Público, de características arquitectónicas únicas, que se especializa en productos ecológicos y orgánicos, donde podrán adquirir frutas, verduras, hortalizas, miel, quesos, lácteos, pescado, y las afamadas setas Kanlica.  Si la idea es quedarse, encontrarán casas de huéspedes y hoteles; en verano hay alojamiento en casas de familias que reciben a los turistas como verdaderos invitados.

Foto: vía Wikipedia

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Pequeños pueblos de Turquía



Deja tu comentario