Asiklik y meddahlik, patrimonio cultural de Turquía

Juglaria

Varios elementos de la cultura de Turquía han sido declarados Patrimonio de la Cultura Inmaterial por la Unesco; algunos son compartidos con otros países o regiones, como el Navruz, el festival que señala el inicio de año nuevo y la primavera y que se celebra también en Azerbaiyán, India, Irán, Kirguistán, Pakistán, y Uzbekistán, acompañado de rituales diferentes para cada lugar; por ejemplo en Irán se acostumbran los saltos encima de hogueras, o la lucha tradicional y carreras de caballos en Kirguistán.

Otros son exclusivamente de Turquía, como el festival de lucha en aceite de Kırkpınar, la sohbet, reunión tradicional de Turquía, y los artes de la juglaría y la narración pública, a los que nos vamos a dedicar hoy.
El âşıklık o arte tradicional de la juglaría, es practicado desde los tiempos más remotos por los juglares ambulantes llamados âşıks; se los puede ver en bodas, comidas y festividades públicas, vestidos con sus atuendos tradicional y ejecutando el «saz», un instrumento de cuerdas.

Son verdaderos artistas vocacionales y el aprendizaje para dominar el arte de la juglaría es un largo camino; deben saber tañer los instrumentos de cuerda y percusión, cantar, narrar, dialogar y saber replicar con ingenio. Los poemas de la juglaría tienen como tema predominante el amor; los versos tienen una métrica y rima específicas pero finalizan con un cuarteto en el que el juglar enuncia su “mâhlas” o seudónimo.

La actuación también incluye improvisación, adivinanzas, cuentos populares y duelos verbales con otros âşıks que permiten desplegar todo su ingenio y creatividad. Una proeza es el recitado de poemas con una aguja en la boca, para no pronunciar ciertas consonantes. Tienen una gran presencia social, ya que satirizan la realidad, y en las bodas son considerados instructores y guías.

El arte de los narradores públicos es denominado “Meddah”. Su arte consiste en acercar al pueblo la literatura popular, sus historias, leyendas y epopeyas; en sus comienzos este arte estaba dirigido sobre todo a las personas analfabetas, por eso tenía también funciones educativas, pero hoy en día es disfrutado por todos por igual. Se presentan en mercados, mezquitas, iglesias y caravasares.

La temática de los relatos es más bien cómica, y se han encontrado figuras similares en Asia, el Cáucaso y Oriente Medio.  El punto focal del meddahlik es la tensión e interés que despierta en el auditorio, y su capacidad para improvisar, hacer bromas y satirizar la realidad. Es un arte muy estimado en Turquía, en especial por el dominio que requiere de la retórica.

Foto: UNESCO

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Cultura de Turquía, Turquía



Deja tu comentario