La estación de esquí de Kartalkaya, en Bolu

Kartalkaya

Kartalkaya se encuentra en la provincia de Bolu y es una de las mejores estaciones de esquí de Turquía.  Un poco alejada de los circuitos turísticos tradicionales, es más bien frecuentada por especialistas y esquiadores avezados aunque en los últimos tiempos se ha convertido en un destino de esquí bastante popular.

Ubicada sobre la montaña Köroğlu, es ideal para esquí alpino y esquí de fondo, con más de 2.200 Km. esquiables. Lo mejor es visitarla durante la semana, ya que los fines de semana hay un gran movimiento de visitantes provenientes de Ankara y Estambul.

Ubicada en la región occidental del Mar Negro, espera a sus visitantes con un clima semi templado.  Las pistas que llegan a tener hasta tres metros de nieve se desarrollan entre bosques de pinos y la dirección dominante del viento es oeste – noroeste. Cuenta con muchos ascensores y telesillas, tanto a nivel del suelo como a diversas alturas. Algunas pistas fueron diseñadas por ingenieros de Austria por primera vez en Turquía. Son en total 14 pistas con un desnivel esquiable de 1210 metros, tres telesillas y trece telesquíes.

Kartalkaya garantiza 120 días de nieve al año, entre diciembre y marzo. Es muy fácil llegar ya que se halla a 38 Km. de la ciudad de Bolu o directamente por carretera desde los aeropuertos de Ankara (4 horas) o Estambul (6 horas). También se puede llegar por la carretera de Dörtdivan.

Desde Bolu se puede llegar al centro de esquí de Kartalkaya en taxi o con el servicio de autobuses que sale a la mañana temprano de la ciudad y parte de regreso de la estación a las 17.30h; si lo hacen en su propio automóvil, deben recordar colocar cadenas de seguridad alrededor de las cubiertas, debido a la presencia de hielo y nieve.  Además deben tener en cuenta que a veces la región aparece cubierta de niebla.

Si la idea es quedarse, encontrarán varios hoteles de montaña con todas las comodidades y con hermosas vistas hacia las pistas de esquí que incluyen en sus tarifas los pases hacia las pistas; también hay pequeños hoteles y pensiones económicas a lo largo de la carretera entre Bolu y el centro, y tiendas de alquiler de esquíes y raquetas de nieve.

Comer no será problema: en la estación de esquí hay tres restaurantes y dos bares sin contar los de los hoteles, con productos caseros y orgánicos. Si llegan en marzo, podrán disfrutar de dos grandes festivales: Rossignol Fest y Burton Games, con entretenimiento y diversión para todos.

Foto: Timursahincaya

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Bolu



Deja tu comentario