Priene y Didim, en el triángulo sagrado de Jonia

Priene

Selcuk, Priene y Didim, a las que se puede llegar desde el cosmopolita puerto de Kusadasi, sobre el mar Egeo, forman el llamado “triángulo sagrado de Jonia” ya que aquí nacieron muchos gigantes de las ciencias y la filosofía del mundo antiguo, como Pitágoras, Epicuro, Tales, Heráclito y muchos más.

Además, aquí se desarrolló la gran civilización jónica; Kusadasi era Marathesion, Selcuk fue la ciudad de Éfeso y Priene y Didim casi conservan sus antiguos nombres griegos: Priene y Didyma. Conviene realizar este recorrido en dos días: Priene y Didim el primero (180 Km. entre ida y vuelta)  y  Selcuk el segundo.

Kusadasi es una de las ciudades más cosmopolitas y turísticas de Turquía y una de las más visitadas por los turistas europeos. Está justo frente a la isla de Samos en Grecia; aquí se encuentra el mítico castillo de Barbarroja y cuenta con un encantador mercado y una animada vida nocturna.  Recomendamos no entusiasmarse con esto ya que se debe salir temprano por la mañana.

Llegaremos a Priene a través del valle de Mendeser. Es un pueblo pequeño, construido al pie de una colina, a los pies de la antigua ciudad amurallada. Hay una recreación de lo que fue la ciudad antigua, realizada por el equipo arqueológico que realizó las excavaciones; el recorrido inspira y emociona, ya que aquí prácticamente vibró el corazón del helenismo.

El sitio arqueológico es una composición de monumentos de distintas épocas: griegos, romanos y los primeros cristianos. Las columnas jónicas del templo de Atenea siguen orgullosamente en pie. Luego se puede visitar el teatro con su impresionante acústica y sus tronos con forma de león.

Luego nos dirigiremos a Didim, donde estuvo el templo de Apolo, siguiendo el Valle de Mendeser, en cuyo fondo corre el río del mismo nombre, el antiguo Meandros griego. Se llega a Didim pasando por la ciudad de Micala. En algún momento se construyó una iglesia sobre el templo, pero la antigua estructura se mantiene en buenas condiciones y aflora a cada paso.

Por ejemplo el signo distintivo de la iglesia son dos columnas gemelas; dentro de la iglesia hay varias esculturas y pinturas como las medusas, una estatua de león, y varios tipos de grifos, criaturas aladas con cuerpo de león y cabeza de halcón encargados de custodiar los tesoros de Apolo cuando éste viajo a la Hiperbórea. El punto culminante del templo de Apolo se encuentra en la sala principal de la iglesia, subiendo unos 20 escalones por un dispositivo piramidal. Un pequeño túnel en el santuario alguna vez dedicado a Apolo permite descubrir más grifos y ofrendas.

Foto: vía Wiki Commons

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Antiguas ciudades



Deja tu comentario