Koca Katran, un cedro de dos mil años

Antalya

Antalya, esta provincia de Turquía sobre el Mediterráneo, con sus hermosas playas de arenas doradas, cielos soleados y mar turquesa es un imán para los turistas, pero a lo largo de toda la historia fue conocida por sus bosques, que actualmente aún cubren más de la mitad de esta hermosa provincia.

La especie más común es el pino mediterráneo, pero abunda el cedro de Turquía; de hecho, el barco que Cleopatra presentó al general romano Marco Antonio, y la flota de naves comandada por el almirante otomano Barbaros Hayreddin Pasa, estaban construidos con madera de cedro.

En la antigüedad, las naves más finas y rápidas del mundo eran construidas en Antalya: eran legendarios tanto la habilidad de los constructores como la madera de la que estaban hechos estos barcos. Cientos de miles de toneladas de madera de los bosques de Antalya fueron enviados a Egipto cuando se estaba construyendo el Canal de Suez, y al África para la construcción del ferrocarril. Durante siglos, las islas del Egeo dependieron de la madera de Antalya.

La madera de cedro fue muy apreciada a lo largo de la historia, por su aroma agradable, hermoso color y durabilidad; además, se aprovechaba su resina blanca para la momificación, y el árbol era un símbolo de majestad, poder y prosperidad.

El cedro de Turquía crece en las montañas Tauro y se extiende pro toda la costa mediterránea de Turquía, en el anti-Tauro y las montañas Amanos; pero el lugar en el que mejor se desarrolla es el bosque Çiglikara. Precisamente aquí se halla una reserva natural que cubre 15.889 hectáreas, a 165 Km. de la ciudad de Antalya.

En estos suelos de piedra caliza y porosa que alguna vez fueron el fondo del mar, crecen otros representantes del reino vegetal como enebros, robles, arces, fresnos y álamos, que acogen una impactante vida animal: conejos, zorros, perdices, jabalíes, águilas y buitres.

En primavera, las flores transforman este bosque al cielo en la tierra.  Entre los cientos de miles de bellos cedros color verde azulado que forman dos grandes manchones de bosque rodeados de montañas, se encuentra Koca Katran, un cedro de más de dos mil años de edad, declarado Monumento Natural, de 25 metros de altura y 2.82 metros de diámetro, mudo testigo de todos los tiempos. Su compañero en la historia es Baba Sedir, un poco más joven, de 28 metros de altura y 2.36 metros de diámetro, que se calcula que tiene cerca de dos mil años.

El bosque se encuentra en el corazón de las montañas Beydağları, en la provincia de Antalya, la popular “Riviera Turca”.

Foto: Cultura de Turquía

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Antalya



Deja tu comentario