Yalvaç, meca del turismo religioso en Anatolia

Sicomoro

Yalvaç, en la provincia de Isparta, es la ciudad más importante dentro de los circuitos turísticos religiosos de Turquía; de hecho, estamos en la antigua Antioquía, la mayor ciudad de Psidia, fundada por uno de los generales Alejandro el Grande, Seleuco I o su hijo Antíoco; durante la época romana fue conocida como Colonia Cesarea.

Hay muchísimo para ver y hacer en Yalvaç, pero sin dudas uno de sus mayores atractivos es la ciudad antigua de Antioquía; los elementos arqueológicos y etnográficos se encuentran en el hermoso Museo de Yalvaç. La ciudad antigua se encuentra aproximadamente a 1 Km. al norte de Yalvaç, en una región muy fértil y agradable clima mediterráneo.

Aquí visitaremos también la Iglesia de San Pablo, la primera y más grande iglesia de Antioquía. Se encuentra a 200 metros al sur de los baños romanos; los mosaicos que adornan el piso, paredes y columnas son impresionantes.

Esta iglesia fue construida sobre una iglesia más pequeña y una sinagoga, cuyos restos fueron descubiertos, así como numerosas tumbas y restos óseos. Entre las inscripciones de la iglesia figura el nombre de Optimus, obispo de Antioquía entre 375 y 381. Se cree que en este lugar San Pablo, en el año 46, dio su primer sermón.

A 25 Km. de la ciudad se encuentra la Isla de Limenia, en medio del lago Hoyran, rodeada de acantilados en los que se han tallado numerosas tumbas licias que atraen la atención, como una tumba adornada con un frontón y también algunas frigias. En la isla hay un monasterio dedicado a María.

Pero no todo es turismo religioso en Yalvaç; los entusiastas de la arqueología pueden ver los fósiles de 9.000.000 de años de edad: un rinoceronte encontrado en Tokmacık durante las excavaciones del año 1994, y los exploradores encontrarán varias cuevas como la de Akar-Donar, en la ladera norte del cerro Koçyata, a 3 km de Dedeçam, o la cueva de Ayi Ini, al noreste de Yalvaç, en la parte superior del pico Nazilli Creek. Es una cueva horizontal y seca que parece que se fue utilizada para muchos propósitos; alberga unas cisternas.

Si llega el momento de tomar un descanso, lo mejor es sentarse bajo el antiguo sicomoro, una costumbre legendaria ya que este árbol ha acompañado a los habitantes de Yalvaç durante siglos; dicen que es un signo de buena suerte para la región.

Es un lugar excelente para sentarse a tomar una taza de té o una copa de ayran, la bebida local preparada con yogur. Si se trata de llevar algo de recuerdo a casa, lo mejor será elegir alguna alfombra, fabricada a la manera tradicional, aceite de rosa, artesanías en cuero y vagones en miniatura.

Foto: Hasan

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Anatolia



Deja tu comentario