Las cuevas de Icel, del cielo al abismo

Cuevas de Mersin

Mersin es una importante ciudad y puerto en la costa oriental del Mediterráneo; capital de la provincia del mismo nombre, alberga un gran centro turístico, con sus parques, modernos hoteles y 108 Km. de costas con playas infinitas.

También es una meca del turismo religioso pues se encuentra en la ruta de San Pablo, que provenía de Tarso, y un enigma para los entusiastas de la historia, ya que se dice que las tierras entre Alanya y Mersin fueron el regalo que recibió Marco Antonio por su matrimonio con Cleopatra. Además, aquí se encuentra la antigua Pomeipolis romana, actual yacimiento arqueológico de Viransehir, un lugar que fue habitado en forma continua desde el Neolítico.

Hay muchísimo para ver y hacer en Mersin, pero hoy nos dedicaremos a un sitio único en el mundo que son sus cavernas, un paseo del cielo al abismo en un solo paso. Estas cuevas se formaron como resultado de movimientos geológicos y erosión; las más importantes son las de Içel: Cennet, la cueva cóncava de Cehennem, Narlikuyu, Köşekbükü, y el pozo de Buğu entre otras.

Comencemos nuestro recorrido por la Cueva Yalan Dünya. Es en parte horizontal y en parte vertical; está tapizada de estalactitas, estalagmitas y columnas. Una de sus salas más notables es la “Cueva de las perlas”. Tiene dos entradas separadas por una distancia de cien metros; el descenso por escaleras es de unos 17 metros, que nos llevan hasta un gran salón de 92 metros de largo y 67 de ancho. Los más audaces podrán descender hasta el fondo de un pozo de 30 metros de profundidad.

Cennet: es una cueva-pozo, formada por la erosión de aguas subterráneas, y es una de las formaciones naturales más interesantes y atractivas. La cueva se formó a partir de un derrumbe causado por la erosión de un arroyo subterráneo, y por eso ha quedado un lago subterráneo que aparece en el invierno.

Esta caverna parte de un complejo junto con la de Cehennem; su punto más profundo se encuentra a 135 metros de la entrada y el descenso es posible a través de unas escaleras de la época romana. En el borde oeste están las ruinas de una iglesia bizantina.

Cehennem: es una cueva elíptica, de 50×75 metros, más empinada y estrecha que la de Cennet; el techo forma una pendiente de este a oeste.

Narlikuyu: Es una cueva de piedra caliza, a 300 metros al oeste de la cueva de Cennet; se expande de este a oeste y tiene grandes salas tapizadas de estalactitas y estalagmitas.

Es muy fácil llegar a Icel, por aire, por tierra o por mar. Está conectada por carretera y ferrocarril con todas las ciudades importantes, y con más de cien puertos marítimos. El aeropuerto de Adana está a 69 Km., y a sólo 32 Km. el de Tarsus, que recibe vuelos locales e internacionales.

Foto: Andreas Czieborowski

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Naturaleza en Turquia



Deja tu comentario