Turquía, paraíso para los observadores de aves

Birecik

¿Eres un entusiasta de la observación de aves? Te informamos que Turquía es un verdadero paraíso para esta afición, ya que es este país es surcado por dos de las principales rutas migratorias masivas de aves en el mundo; su tierra y agua les ofrecen un lugar hospitalario donde hacer una pausa en su largo camino y muchas lo eligen para reproducirse.

Turquía es un vasto territorio de 779.000 kilómetros cuadrados, con costas sobre cuatro mares y que sirve de puente entre tres continentes; aquí se conjugan una variedad de zonas climáticas y topografías diferentes, con influencias africanas y asiáticas. Por ejemplo, el triángulo que forman Igdir, Aralik y la meseta Hakkari, el lago Van con influencia de Siria en la flora y fauna del desierto, el puente de Hatay-Amanos con elementos de África…

Por todo esto y mucho más, Turquía es considerada por muchos como el mejor país para la observación de aves en Europa.  Uno de los lugares preferidos por los más exigentes observadores de aves es el este del Mar Negro; aquí encontrarán excursiones y días de camping en el marco de magníficos paisajes alpinos, con miles de aves migratorias de presa, con picos nevados de más de 2.600 metros de altura y un impresionante silencio.

Si prefieren las planicies y humedales, prueben en la Anatolia Central, Esmekaya, las marismas de Konya. Aquí podrán ver copetonas, porrones europeos, búhos de oreja corta, grullas y un gran número de aves acuáticas se pueden ver en invierno y primavera.

Los buscadores de rarezas se sentirán a gusto: Turquía es el hogar de varias especies en peligro de extinción, como el Ibis calva, y si prefieren combinar la observación de aves con la exploración arqueológica, se puede visitar la antigua ciudad de Zeugma, cercana al sitio de Birecik podrán ver los nidos de una colonia de esta ave sagrada.

También encontrarán torres y estaciones de observación en varias ciudades como Manyas, Izmir, Goksu Deltasi, y opciones de turismo ornitológico en otoño y primavera, especialmente en Estambul, el estrecho de Çanakkale, el Mediterráneo Oriental y el noreste de Anatolia. Cuando visite las ciudades, pregunte por los grupos de observación de aves; estarán encantados de recibirle e intercambiar información.

En Turquía se pueden observar aves todo el año, las 24 horas del día, aunque ¡quizás sean insuficientes para identificar las 450 especies identificadas hasta la actualidad! Las aves son muy respetadas en Turquía, ya que su presencia es indicadora de un ambiente sano, y su observación inteligente permite prevenir situaciones de deterioro de bosques y pantanos.

Foto: Wiki Commons

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Naturaleza en Turquia



Deja tu comentario