Hatay, la puerta del Mediterráneo

Hatay

Hatay, esta provincia de más de 5000 Km2 de superficie y casi 1,3 millones de habitantes, ha sido históricamente un centro de atracción para migrantes de toda la región de Antioquía, por su excelente clima y tierras agrícolas, productivas y fértiles. Además, se encuentra en la intersección de las rutas que conectan Anatolia con Siria y Palestina, y posee los puertos más convenientes para conectar el Mediterráneo con la Mesopotamia.

En el distrito de Iskenderun se encuentran algunos de los mejores lugares para visitar, como Belén, fundada en el punto de transición más importante que conecta el Mediterráneo a través de las montañas Amik. Caravasares, mezquitas y los baños construidos por el sultán Kanuni Solimán en 1550 son su principal atractivo, además de las mesetas Atiq ideales para senderismo y biciturismo.

Erzin: Rodeado por Adana, Osmaniye, Dörtyol y el golfo de Iskenderun, con sus plantaciones de cítricos y playas, es famosa por sus establecimientos para el turismo de salud.

Kirikhan: En la llanura de Amik, cubierta de hierba, entre el monte Nur y la frontera de Siria, es surcada por el río Karasu y uno de sus principales atractivos es el lago Golbasi, que es el único espejo de agua natural de la región.

Hay mucho para ver y hacer en Hatay; hoy recorreremos algunos de sus museos y ciudades antiguas.

Museo de Arqueología de Hatay: es el segundo del mundo por la riqueza de sus colecciones de mosaicos y el tercero en el mundo por su colección de monedas. Alberga joyas, estatuas, tumbas y otros elementos descubiertos en las excavaciones de lugares como Harbiye o Antioquía.

Harbiye: es la antigua ciudad de Daphne, a 7 Km. del centro de Antioquía, y tiene un precioso paseo marítimo. Según la leyenda, Apolo, hijo de Zeus, se enamoró de la bella Daphne; cuando quiso contarle su amor ella trató de huir y ante la imposibilidad de escapar del dios, pidió a la madre tierra que la ocultase. Así Daphne se transformó en un laurel que desde entonces corona las victorias de la poesía y de la guerra. Es famosa por sus cascadas de agua, que según dicen son las lágrimas de Daphne, y además aquí hubo un legendario estadio para los Juegos Olímpicos. Fue destruida por un terremoto. Actualmente es un importante centro turístico, con su paseo marítimo, y sus famosas sedas buscadas en todo el mundo.

Queda mucho en el tintero; visitemos las ruinas del templo de Dor y los acueductos que en la época selyúcida y romana llevaban agua desde Harbiye hasta Antioquía: son diez kilómetros de largos puentes de los cuales Memekli es el único que se encuentra dentro de las fronteras de Antioquía.

Foto: Vía Panoramio

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Naturaleza en Turquia



Deja tu comentario