Aksaray y los Caravasares

Aksaray

Aksaray, mejor conocido como el Palacio Blanco se encuentra a 220 kilómetros de Ankara; es un pequeño pueblo en el encantador Valle de Ihlara, una parada comercial en la ruta hacia Izmir. Por su origen Selyúcida la ciudad mantiene el encanto de antaño, lo descubrirá en Bankalar Caddesi la calle principal donde se ubica la Gran Mezquita Ulu Camii que data del siglo XV, de la que se destaca su almimbar Selyúcida. No se olvide de comprar, si llega en verano, una de las alfombras artesanales fabricadas por las lugareñas.

El final de esta calle está coronado por un río, al cruzarlo se encontrará con la ciudad vieja en la que explorando, encontrará un minarete de ladrillos color rojo, levemente inclinado se llama Eşri Minare. Luego encontrará el Ayuntamiento con la Madrasa Zinciriye del siglo XV.

Luego de descubrir estos antiguos edificios en la ciudad, podrá pasear por los alrededores para encontrar los caravasares, construcciones rectangulares ubicadas en el medio del desierto en el paso de las caravanas, eran utilizadas por los caravaneros para descansar o pasar las tormentas de arena. Tenían todas las comodidades como para dar asilo a los viajeros y sus animales por lo que fueron muy importantes para las relaciones comerciales entre los países cercanos. Generalmente se encuentran cada 30 kilómetros.

Los edificios de Aksaray son rectangulares con una sola tan grande como para permitir el paso de los camellos cargados, son el único elemento decorado del edificio y la complejidad de los diseños es deslumbrante, mocárabes muy profundos que forman un dosel colgante. En el patio interior estaban los establos, nichos y recámaras para los viajeros, sus sirvientes y la mercancía. En algunos se pueden encontrar baños dignos de un Sultán y tiendas de abarrotes.

El caravasar mejor conservado se encuentra en la ruta hacia Nevşehir que antiguamente conectaba Persia con la capital Selyúcida, Konya. Es conocido como Ağzikara Han y fue construido en el siglo XIII. Sus muros con pequeñas torres encierran una mezquita sencilla en el centro del patio y alrededor los depósitos y alcobas. La puerta y el arco de entrada al salón principal tienen una decoración muy delicada.

El siguiente caravasar es el conocida como Sultán Han que fue recientemente restaurado, por lo que su estado es maravilloso. Llaman la atención algunas piedras blancas recientemente pulidas junto a las ennegrecidas por el tiempo. Al igual que en el anterior, la puerta y la arcada son encantadoras.

Foto: Wikipedia

Imprimir

Categorias: Pequeños pueblos de Turquía



Deja tu comentario