Didymaion, el antiguo Oráculo de Apolo en Didim

Didymaion

En la provincia de Aydin al suroeste de Turquía (en la región del Egeo) se encuentra la ciudad de Didim, y en sus proximidades (donde hoy se encuentra el pueblo de Yeniköy) descansan los restos de lo que en otros tiempos fuese el templo y santuario dedicado a Apolo, además del hogar de su Oráculo, un lugar conocido como Didymaion. Fue uno de los más importantes centros religiosos de la antigua Jonia además del centro de culto de la ciudad de Mileto.

El nombre de la ciudad, Didim o Dídima significa “gemelo”, en referencia a los dioses gemelos de Grecia Apolo y Artemisa, y el que se consideraría el templo hermano de Didymaion era el templo de Artemisa situado en la cercana ciudad de Mileto. Resulta curiosa esta relación entre ambos templos, y también el hecho de que en su día estuviesen conectados por una vía de unos 15 km y adornada con estatuas en ambos lados del trayecto, a la que Trajano superpuso una vía romana sobre el año 101 de nuestra era.

El templo de Didymaion original, mucho más pequeños que el posterior, debió de ser construido en algún momento del siglo VIII antes de Cristo, aunque la obra original sufrió variaciones siendo ampliado sobre el año 560 a. C. Tras una incursión de los persas, que devastaron y saquearon la ciudad de Mileto y también el Didymaion, aproximadamente en el 494 a. C., y la estatua de Apolo del templo fue trasladada a Ecbatana, en Irán. No sería hasta después de que Alejandro Magno derrotase a los persas, en el 334 a. C., que el templo de Apolo comenzase a ser reconstruido, y a cuando finalizó la obra se le devolvió la estatua original que había sido llevada a Irán.

Durante el llamado Periodo Helenístico, entre los años 323 a. C. y 146 a. C., el Didymaion fue uno de los principales templos consagrados a Apolo, y su oráculo sólo era el más famoso después del de Delfos. En una de las esquinas del templo se alojaba el Naiskos, donde se encontraba la estatua de bronce de Apolo para el culto y el manantial sagrado del oráculo. Aquellos que quisieran conocer su futuro venían hasta aquí para que la sacerdotisa les orientase, generalmente utilizando frases cuyo significado ambiguo podía ser interpretado de distintas formas.

En sus tiempos de esplendor, el templo contó con 124 grandes columnas (de una altura de 19,70 metros y 2,40 metros de diámetro), la mayoría de las cuales se encuentran hoy derruidas, y sólo dos de ellas permanecen aun en pie. Posee un patio central de 53 x 21 metros y una escalinata que conduce a una estancia carente de ventanas pero dotada de 3 puertas y techado en mármol, donde se escribían las profecías del oráculo. Estas profecías eran recitadas desde el interior de la cámara hacia el exterior, y no se permitía a los visitantes o suplicantes la entrada a esta habitación.

Foto vía: aloglu

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Historia de Turquía



Deja tu comentario