Historia del Imperio Otomano

Imperio Otomano

El Imperio Turco Otomano, regido por la dinastía Osmanlí, fue un gran estado que abarcaba a diversas etnias y religiones y que debe su nombre al primero de sus gobernantes, Otmán. Pero en sus inicios no era más que un pequeño estado turco, como otros tantos que nacieron durante el periodo de decadencia del Imperio Selyúcida, pero sus ansias de expansión les llevaron a ir conquistando a sus estados vecinos hasta terminar definitivamente con la dinastía selyúcida durante el reinado Mehmed II, entre los años 1451 y 1481.

Los otomanos alcanzaron Anatolia durante el siglo XIII, huyendo del azote de los mongoles que frecuentemente realizaban incursiones en sus tierras. En el año 1326 se hacen con la primera de sus conquistas importantes, la ciudad de Nicea, siendo la expansión su primera preocupación también a lo largo del siglo XIV, logrando tomar posesión de la región de los Balcanes. Sus conquistas llevaron a los europeos a preocupase por el aparentemente imparable avance de los otomanos, dando origen a una Cruzada promovida por Segismundo de Hungría. Aunque en un primer momento los mongoles rompieron el asedio turco a Constantinopla, la ciudad cayó finalmente bajo su poder en el año 1453, y que se convertiría en la capital del Imperio.

El Imperio Otomano alcanzó su punto de mayor esplendor entre los siglos XVI y XVII, abarcando parte del Sudeste ed Europa, del Medio Oriente y también el norte del continente africano. Estaba dividido en 29 provincias además de poseer tres estados vasallos: Valaquia,Transilvania y Moldavia, y sus fronteras limitaban con Marruecos, Sudán, Somalia, Arabia, Etirea y el Mar caspio. Pero aparte de las conquistas territoriales, el Imperio Otomano adquirió los conocimientos de los pueblos que anexionaba y los desarrolló aun más, destacando sus aportaciones en campos como la administración, la arquitectura, las ciencias o incluso la gastronomía, lo cual llevó a crear una identidad cultural propia y única.

La llegada del siglo XIX trajo consigo el principio del fin para el imperio, cuando el auge del nacionalismo y las ansias de independencia dentro de sus fronteras comenzaron a hacerse incontrolables. A su desgaste también contribuyeron la Primera Guerra Mundial que agotó gran cantidad de recursos y la aparición de movimientos de corte revolucionario. El día 1 de Noviembre de 1922 se abolía el sultuanato, y un año más tarde desaparecía también el califato. El 23 de Octubre de 1923 nace oficialmente la República de Turquía, aunque su extensión tras las escisiones distaba ya mucho de lo que antaño abarcase el imperio.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Historia de Turquía



Deja tu comentario