La Mezquita de Fatih

Mezquita de Faith

La Mezquita de Fatih se alza sobre una de las cuatro colinas de la ciudad de Estambul en el barrio homónimo y en la calle Fezvi Pasa, recortando su majestuosa silueta sobre el perfil de la capital turca. Ésta es la primera de las mezquitas imperiales construidas tras la conquista de Constantinopla en el siglo XV, por mandato de Mehmed II, y bajo su suelo descansan los restos del sultán, lo cual la ha convertido en un importante lugar de peregrinaje, además del atractivo que representa la belleza de su arquitectura.

En un principio se trataba de un complejo compuesto por un bazar, una biblioteca, un baño turco y varias madrasas, y fue edificado sobre una estructura anterior, la iglesia de los Santos Apóstoles, construida en tiempos del imperio bizantino. La Mezquita de Fatih cuenta con un diseño propio de la arquitectura tradicional otomana, y a lo largo de su historia ha sido reformada en varias ocasiones, siendo la más importante la reconstrucción llevada a cabo tras el terremoto de 1754, en el que la mayor parte de su estructura quedó gravemente afectada.

Esta última reforma fue obra del arquitecto Tahir Aga, quien decidió no sólo reconstruirla sino además añadirle algunas trazas de arquitectura barroca, aunque aun se pueden apreciar algunas de las partes de la antigua mezquita. Una de las características principales de la Mezquita de Fatih es su cúpula principal de 26 metros de diámetro, así como una serie de cúpulas menores que la rodean, creando una armoniosa composición. También posee dos minaretes y un patio interior, remanente de la construcción original, y en el que se encuentra la clásica fuente de abluciones octogonal, así como una galería de arcos que adornan el patio.

Por supuesto, existen algunas normas para entrar, como son el requisito de descalzarse y en el caso de las mujeres, se exige que lleven la cabeza cubierta.

Foto vía: planetaestambul

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Estambul



Deja tu comentario