Viaje a Éfeso, guía de turismo

En cualquier guía de viajes podéis leer que Éfeso es posiblemente uno de los museos al aire libre más impresionantes del mundo. Para los amantes de la historia antigua es un destino turístico más que imprescindible. Las joyas arqueológicas que aquí pueden visitarse nos llevan hasta uno de los grandes centros culturales y económicos del Antiguo Occidente.

Situada entre los montes de Bulbul y Panayir, lo que hoy podemos ver en Éfeso fue descubierto gracias a las excavaciones realizadas por arqueólogos ingleses en el siglo XIX. Una pena que, en su afán económico, muchas de las piezas y objetos encontrados fueran a parar al Museo Británico de Londres.

La época romana fue la época de esplendor en Éfeso. De ella datan la mayoría de las grandes construcciones que podemos ver. La decadencia de la ciudad llegó a partir del siglo III. Sin embargo siempre será un lugar único e inolvidable. Para los cristianos es la ciudad que visitó en varias ocasiones San Pablo en sus viajes, y el lugar donde el apóstol San Juan vivió con la Virgen María hasta la muerte de ésta.

VISITAS EN ÉFESO

– Pritaneo

O lo que es lo mismo, el Ayuntamiento de Éfeso. Construido en el siglo III a.C, su aspecto actual data del III d.C. Destacan en él las columnas de Artemisa, donde ardía el fuego sagrado de la ciudad. En su interio hay que visitar las salas donde se reunían los senadores, decoradas con dos grandes estatuas de Artemisa Polimastros. Posiblemente encontréis rincones cerrados, ya que todavía se está excavando en el edificio.

– La Vía de los Curetos

En realidad se trata de una de las principales arterias de Éfeso. Los curetos eran los sacerdotes encargados de alimentar con leña el fuego del Pritaneo. La vía nos lleva a la Plaza de Domiciano, y desde allí llegamos a la fuente de Trajano, las Casas de la Ladera, los Baños Escolastiquia, el Templo de Adriano y las Letrinas. La vía concluye en la Puerta de Adriano, la célebre Biblioteca de Celso, la Stoa de Nerón, la Casa del Amor y el Ágora Inferior.

– Odeón

Aquí se reunían los administradores y senadores de la ciudad. Tiene forma de anfiteatro, con capacidad para 1.500 personas, y fue construido en el siglo II d.C. Por este motivo también acogía diferentes espectáculos. No se conserva en muy buen estado, aunque sí pueden contemplarse las 23 gradas que lo formaban. Dicen los arqueólogos que posiblemente era uno de los edificios más hermosos de la ciudad.

– Biblioteca de Celso

Construida en el siglo II d.C, es una de las imágenes más conocidas y fotografiadas de Éfeso. La idea partió de un cónsul romano, quien con la construcción de este edificio quiso honrar la memoria de su padre. Lo que más impresiona de ella, además de su conjunto, es el magnífico estado de conservación en el que se encuentra. Es impactante situarse frente a ella e imaginar uno a uno los 18 siglos que han transcurrido desde su construcción.

– Antiguo Teatro

En Éfeso encontramos el anfiteatro más grande del mundo. Lo veréis al final de la Vía de Mármol, y fue construido entre los siglos III a.C y II d.C. Tiene capacidad para 30.000 personas y sus gradas se sitúan sobre las faldas del monte Pión. Su importancia monumental se mezcla con su impronta espiritual, histórica y religiosa: además de celebrarse hoy en él el Festival de Éfeso, fue el lugar en el que predicaba San Pablo en sus visitas a la ciudad.

– Templo de Artemisa

Visita imprescindible, y no solo por tratarse de una de las siete maravillas del mundo antiguo. Una pena el incendio que lo destruyó por completo en el siglo IV, porque de él apenas quedan hoy unas ruinas. Tan solo una de las columnas queda en pie, cuando en su época era todo un edificio de esplendor. Durante más de mil años fue uno de los principales centros religiosos, políticos y económicos de la ciudad.

– Otros monumentos de Éfeso

A las ruinas de Éfeso accedemos a través de la Puerta de Magnesia. Desde allí comenzamos la visita con las Termas de Vario y el Ágora del Estado, que nos lleva al Odeón por un camino de columnas. En la Vía de los Curetos hay que ver también la Plaza de Domiciano, con el Monumento a Gayo Memmio, y las Casas de la Ladera, el barrio rico de Éfeso. Más adelante vislumbramos el Templo de Adriano, construido en el siglo II.

Desde aquí llegaremos al Ágora Inferior y la Vía de Arcadino o Vía del Puerto, con la Gimnasia del Teatro y la antigua Bolsa de Cereales. Esta Bolsa se convirtió, en el siglo IV, en la primera iglesia en el mundo dedicada a la Virgen María. Hablando de la Virgen María, cerca de una de las fuentes sagradas del Monte Pión se halla una iglesia, construida sobre los restos de la que fue la Casa de la Virgen María, en la que vivió con el apóstol San Juan Evangelista.

CLIMA

Éfeso está situada en la región del Egeo, apenas a 80 kilómetros al sur de Izmir. Disfruta de un clima mediterráneo, muy parecido al que podemos encontrar en el sur y Levante español. En verano hace bastante calor, y no llueve, mientras que los inviernos son suaves, con temperaturas que difícilmente bajan de los cinco grados, y llueve con frecuencia. Al estar cerca de la costa, la mejor época para venir es entre junio y septiembre, aunque haga calor.

CÓMO LLEGAR

Hay varias opciones para llegar a Éfeso. Si venís desde Estambul lo mejor es tomar un avión hasta Izmir (trayecto de una hora), ya que en autobús la distancia es de algo más de 600 kilómetros. Izmir se sitúa a 80 kilómetros al norte de Éfeso. Desde el puerto de Izmir hay taxis que parten a Éfeso, y cuyo precio ronda los 80-90 euros para cuatro personas (ida y vuelta). Hay que regatear porque al principio os pondrán un precio bastante excesivo por ser turistas.

Otra opción altamente recomendada es llegar hasta la ciudad de Kusadasi, situada apenas a veinte kilómetros al sur de Éfeso. Desde allí lo mejor es alquilar un taxi entre varias personas, regateando como desde Izmir, y el precio ronda los 20-40 euros ida y vuelta. Ambas excursiones se pueden hacer perfectamente si llegáis en crucero tanto a Izmir (Esmirna) como a Kusadasi. Lo mejor es preguntar a un par de taxis, para comprobar precios. Los taxis os esperan a que hagáis la visita en Éfeso.

PRECIOS DE ENTRADA PARA VISITAR ÉFESO

La visita a Éfeso y sus monumentos cuesta 20 libras turcas (9,20 euros aproximadamente). Si le queréis añadir otras visitas adicionales, la visita a la Casa de la Virgen María cuesta 5 euros, y la Basílica de San Juan 3 euros por persona. No se aceptan euros, solo liras turcas, así que llevad con vosotros. Si vais en vuestro propio coche de alquiler, hay que pagar también aparcamiento (aunque os lo podéis ahorrar si aparcáis antes de la entrada, un poco más lejos)

ALOJAMIENTOS EN ÉFESO Y ALREDEDORES

Lo mejor para alojarnos en Éfeso o en sus alrededores es reservar habitación en cualquiera de los hoteles de Esmirna (Izmir) o Kusadasi, las poblaciones más cercanas y a las que llegaremos para visitar la ciudad. Podéis hacerlo a través de los siguientes enlaces: Hoteles en Izmir y Hoteles en Kusadasi.

CONSEJOS PARA VISITAR ÉFESO

  • Os recomiendo que la visita la hagáis bien temprano, accediendo por la puerta superior, ya que se llena pronto de turistas. No hay muchos circuitos turísticos que dediquen un día completo a Éfeso. Si vais por vuestra cuenta, aunque el recinto es bastante grande, llegando temprano se puede visitar todo en medio día. A buen ritmo, lo mejor de Éfeso se puede ver en 3-4 horas. Si no vais en verano, otra buena hora para visitarlo sin aglomeraciones de gente es entre las 14.00 y las 15.00 horas, cuando menos excursiones organizadas hay.
  • Si viajáis en verano, id provistos de una mochila con botellas de agua, ya que el sol, a partir del mediodía, pega bastante. Apenas hay sombra y se camina mucho para visitar los distintos monumentos. Además, la aglomeración de gente, especialmente en temporada alta, hace que la sensación de calor sea mayor, además de que tendréis más complicado el tema de hacer fotos. También se recomienda un sombrerito de paja, calzado ligero (el camino es empedrado y de tierra) y ropa cómoda veraniega (pantalones cortos)
  • A la entrada del recinto os aconsejo comprar el libro de las ruinas. Solo son 3 euros, pero os detalla muy bien la historia de cada edificio. Asimismo aporta un mapa para hacer una ruta, ya que sin él tal vez os vayáis sin ver todos los edificios, o haya algunos que paséis varias veces por él.
  • Hay muchos circuitos turísticos a vuestra llegada a Turquía que os ofrecerán la posibilidad de visitar Éfeso en excursión guiada. Es una opción interesante, pero un poco agobiante, ya que la visita no se suele extender más allá de las 2-3 horas, y se ve todo muy rápido. Solo recomendable para los que vayáis con poco tiempo. Si no tenéis prisa, visitad Éfeso por vuestra cuenta, a vuestro aire.

Foto 1 Vía Cultura Clásica
Foto 2 Vía Kussis

Imprimir

Etiquetas: , , , ,

Categorias: Esmirna



Deja tu comentario